martes, 24 de febrero de 2009

La danza del vientre y sus diferentes denominaciones

La danza del vientre es una danza milenaria que surgió en el norte de África y todo Medio Oriente que se caracteriza por ser muy femenina y se la conoce por diferentes nombres: Raks sharki, danza oriental, danza del vientre, danza árabe, bellydance y más.
Pero, ¿porqué tantos nombres para una sola danza? Muchas veces, el nombre cambia según el país. Por ejemplo, en Grecia es conocido como chiftetelli (como el nombre del ritmo), en Turquía como rakkase, en Egipto Raks Sharki, y en Estados Unidos Bellydance. En Medio Oriente también es llamada danza oriental para distinguirla del baladi o danza del país.
Sin embargo, no sería correcto decir danza oriental ya que se puede considerar oriental también a la danza de la india, japonesa o china.
Cuando decimos danza del vientre, todos sabemos a que danza nos estamos refiriendo. Y también, al nombrarla así, estamos haciendo énfasis en el vientre que simboliza el eje y centro de la persona, no sólo físico, sino espiritual, y es significativo para las mujeres, porque en el vientre se pude gestar y cobijar a otra vida, un poder absolutamente femenino. El nombre de danza del vientre surgio (en el siglo pasado) a partir de una bailarina que estaba bailando en una feria, y unos franceses la bautizaron de esta forma, porque les llamo mucho la atención sus característico movimientos del estómago.
En Estados Unidos se la conoce como bellydance, que es la traducción de danza del vientre (belly-vientre, dance-danza). Por eso, las personas de habla hispana, si deciden decir bellydance en vez de danza del vientre, o es porque son "fashion", o porque están influenciados por Estados Unidos y su estilo de danza es más estilizado.
En Argentina, se conoce a la danza del vientre como danza árabe. Decir danza árabe, no es absolutamente correcto, ya que en esta danza intervienen muchos elementos que provienen de diferentes culturas, no sólo la árabe. Sin embargo, acá se hizo conocida de esa forma, por lo tanto no está mal llamarla así, siempre y cuando se aclare y defina bien de que se trata esta danza.
Aunque esta danza puede ser nombrada de diferentes maneras, cuando se baila es inconfundible con cualquier otra danza, por lo tanto, lo importante no es como la llamamos, sino como la bailamos.



Khaleia, bailarina, profesora e investigadora de Danza árabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario